google-site-verification=F1PRqbg3PdofXiAlxLMOB5PNSMYKwZL-P1E6sVgUpgc

Hormona de Crecimiento Humano (somatropina)

Descripción:

Hormona de crecimiento humano como su nombre indica, la hormona del crecimiento humano es un importante mediador del proceso de crecimiento humano. Esta hormona es producida endógenamente por la glándula pituitaria anterior, y existe en niveles especialmente altos durante la infancia. Sus efectos promotores del crecimiento son amplios, y pueden separarse en tres áreas distintas: hueso, músculo esquelético y órganos internos. También favorece el metabolismo de las proteínas, los hidratos de carbono, los lípidos y los minerales, y puede estimular el crecimiento de los tejidos conectivos. Aunque es vital para el desarrollo temprano, la hormona del crecimiento humano se produce a lo largo de la edad adulta. Sus niveles y su función biológica disminuyen con la edad, pero siguen apoyando el metabolismo, el crecimiento/mantenimiento del tejido muscular y la gestión (reducción) del tejido adiposo durante toda la vida. La somatropina describe específicamente la hormona de crecimiento humana farmacéutica que fue sintetizada con el uso de la tecnología del ADN recombinante. La somatropina (rhGH) es biológicamente equivalente a la hormona de crecimiento humano (hGH) de origen hipofisario en un entorno médico, la somatropina se utiliza para ayudar a tratar una variedad de condiciones de salud. Se prescribe sobre todo en casos de trastornos del crecimiento infantil que se caracterizan por una producción insuficiente de la hormona del crecimiento. Aunque no suele ser totalmente correctiva, el uso de la somatropina suele ser capaz de aumentar sustancialmente la tasa de crecimiento lineal y la altura total antes de que se detenga el crecimiento en la adolescencia. Este medicamento también se utiliza para acelerar el crecimiento de los niños que nacieron pequeños y no consiguieron recuperarlo a los dos años. Otros usos incluyen el tratamiento del síndrome del intestino corto, el fracaso del crecimiento debido a la insuficiencia renal, la pérdida de masa muscular asociada a la infección por el VIH y la deficiencia de la hormona del crecimiento en adultos.

Caracteristicas de hormonas de crecimiento humano

La somatropina también se prescribe a veces a hombres y mujeres sanos que están envejeciendo. Los niveles de la hormona del crecimiento tienden a disminuir a medida que envejecemos, y muchos médicos creen que su suplementación a niveles más juveniles puede ayudar a frenar algunos de los daños del envejecimiento. Dados sus efectos metabólicos beneficiosos sobre la masa muscular, la fuerza, la energía, la regeneración celular y la pérdida de grasa, hay muchos partidarios de este uso, aunque la hGH no retrase específicamente el proceso de envejecimiento. Tenga en cuenta que para recetar hGH para la deficiencia de la hormona en adultos en los EE.UU., el paciente debe tener una enfermedad hipofisaria diagnosticada o historia de la deficiencia de GH en la infancia, es específicamente ilegal de acuerdo con la ley federal para prescribir la hormona para cualquier uso fuera de la etiqueta, que incluye anti-envejecimiento y fines de culturismo.

La somatropina puede administrarse por inyección subcutánea o intramuscular. Durante los estudios clínicos, se determinaron las propiedades farmacocinéticas de la somatropina tras los métodos de uso bo. Cuando se administra por inyección subcutánea, la somatropina tiene un nivel de biodisponibilidad similar pero moderadamente superior (75% frente a 63). La tasa de metabolismo del fármaco tras ambas vías también es muy similar, y la somatropina presenta una vida media de aproximadamente 3,8 horas y 49 horas tras la inyección subcutánea e intramuscular, respectivamente. Los niveles hormonales basales suelen alcanzarse entre las 12 y las 18 horas siguientes a la inyección, siendo los tiempos más lentos los que se observan con el uso intramuscular. Sin embargo, dado el retraso en el aumento de los niveles de IGF-1, que pueden permanecer elevados 24 horas después de la inyección de hGH, la actividad metabólica de la hormona de crecimiento humana superará sus niveles reales en el organismo. Aunque la absorción del fármaco es aceptable por ambos métodos de uso, la administración subcutánea diaria se considera generalmente como el método preferido para utilizar la somatropina.

Un análisis específico de la actividad de la somatropina muestra una hormona con un conjunto de efectos diversos. Es anabólica para el músculo esquelético, demostrando que aumenta tanto el tamaño como el número de células (procesos denominados hipertrofia e hiperplasia, respectivamente). La hormona también parece tener efectos promotores del crecimiento en todos los órganos del cuerpo, excluyendo los ojos y el cerebro. La somatropina tiene un efecto diabetógeno sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, lo que significa que provoca un aumento de los niveles de azúcar en sangre (un proceso normalmente asociado a la diabetes). La administración excesiva de somatropina a lo largo del tiempo puede inducir un estado de diabetes de tipo 2 (resistente a la insulina). Esta hormona también favorece la hidrólisis de los triglicéridos en el tejido adiposo y puede reducir las reservas de grasa corporal. Coincidiendo con esto tiende a haber una reducción del colesterol sérico. El fármaco también tiende a reducir los niveles de potasio, fósforo y sodio, y puede provocar una disminución de los niveles de la hormona tiroidea triyodotironina (T3). Este último efecto marca una reducción en el metabolismo apoyado por la tiroides, y puede interferir con la eficacia de la terapia prolongada con somatropina.

La hormona del crecimiento tiene efectos directos e indirectos. Por el lado directo, la proteína hGH se une a los receptores de los tejidos muscular, óseo y adiposo, enviando mensajes para favorecer el anabolismo y la lipólisis (pérdida de grasa). La hormona del crecimiento también aumenta directamente la síntesis de glucosa (gluconeogénesis) en el hígado, e induce la resistencia a la insulina al bloquear su actividad en las células objetivo. Los efectos indirectos de la hormona del crecimiento están mediados en gran medida por el IGF-1 (factor de crecimiento similar a la insulina), que se produce en el hígado y prácticamente en todos los demás tejidos en respuesta a la hormona del crecimiento. El IGF-1 también es anabólico tanto para el músculo como para el hueso, aumentando la actividad de la hormona del crecimiento, sin embargo, el IGF-1 también tiene efectos que son fuertemente antagónicos a la hormona del crecimiento.

Esto incluye el aumento de la lipogénesis (retención de grasa), el aumento del consumo de gcse, y la disminución de la gluconeogénesis. Los efectos sinérgicos y antagónicos de estas dos hormonas se combinan para formar el carácter de la hGH Lewise también dictan los efectos de la administración de somatropina, que incluyen la lipólisis de apoyo, el aumento de los niveles de glucosa en suero, y la reducción de la sitividad de la insulina.

La somatropina se considera un fármaco anabólico y de mejora del rendimiento controvertido en el ámbito del culturismo y el atletismo. El principal tema de debate es el nivel exacto de beneficio potencial que aporta esta sustancia. Mientras que los estudios con pacientes VIH+ en estado de desgaste tienden a respaldar las propiedades anabólicas y anticatabólicas potencialmente fuertes, faltan estudios que demuestren estos mismos efectos en adultos y atletas sanos. Durante la década de 1980, un gran número de mitos rodearon las discusiones sobre la hGH en los círculos de culturismo, que pueden haber sido alimentados por el alto costo de la droga y su propio nombre (“bormona de crecimiento”). Antes se pensaba que era la sustancia anabólica más potente que se podía comprar. Hoy en día, la hormona de crecimiento humano recombinante es mucho más asequible y fácil de obtener. La mayoría de las personas con experiencia tienden a estar de acuerdo en que las propiedades de la somatropina que promueven la pérdida de grasa son las más evidentes. El fármaco puede favorecer el crecimiento muscular, las ganancias de fuerza y el aumento del rendimiento deportivo, pero sus efectos son generalmente más suaves que los de los esteroides anabólicos/androgénicos. Sin embargo, para un atleta o culturista muy avanzado, la somatropina puede ayudar a impulsar el cuerpo y el rendimiento más allá de lo que hubiera sido posible con los esteroides solamente.

Cómo se suministra:

La somatropina se suministra normalmente en viales multidosis que contienen un polvo blanco liofilizado que requiere ser reconstituido con agua estéril o bacteriostática antes de su uso. La dosis puede variar mucho, desde 1mg hasta 24mg o más por vial La somatropina también está disponible como solución premezclada estable (Nutropin AQ) que es biológicamente equivalente a la somatropina reconstituida.

Características estructurales:

La somatropina es una proteína de la hormona de crecimiento humana fabricada mediante tecnología de ADN recombinante. Tiene 191 residuos de aminoácidos y un peso molecular de 22,125 daltons. Su estructura es idéntica a la de la hormona de crecimiento humana de origen hipofisario.

Almacenamiento:

No congelar. Siga el prospecto para obtener información sobre el almacenamiento. Refrigeración (2 a 8°C. 35 a 46 Fl puede ser necesaria antes y después de la reconstitución Efectos secundarios (generales);

Las reacciones adversas más comunes al tratamiento con somatropina son dolor articular, dolor de cabeza, síntomas gripales, edema periférico (retención de líquidos) y dolor de espalda. Las reacciones adversas menos comunes incluyen inflamación de las membranas mucosas de la nariz (rinitis), mareos, infección de las vías respiratorias superiores, bronquitis, hormigueo o adormecimiento de la piel, reducción de la sensibilidad al tacto, edema general, náuseas, dolor de huesos, síndrome del túnel carpiano, dolor en el pecho, depresión, ginecomastia, hipotiroidismo e insomnio. El abuso de la somatropina puede causar diabetes, acromegalia (un engrosamiento visible de los huesos, sobre todo de los pies, la frente, las manos, la mandíbula y los codos) y el agrandamiento de los órganos internos. Debido a los efectos de promoción del crecimiento de la hormona del crecimiento humano, este medicamento no debe ser utilizado por personas con cáncer activo o recurrente.

Efectos secundarios (alteración de la tolerancia a la glucosa]:

La somatropina puede reducir la sensibilidad a la insulina y elevar los niveles de azúcar en sangre. Esto puede ocurrir en individuos sin diabetes preexistente o tolerancia alterada a la glucosa.

Efectos secundarios (lugar de la inyección):

La administración de somatropina puede causar enrojecimiento, picor o bultos en el lugar de la inyección. También puede causar una disminución localizada del tejido adiposo, que puede verse agravada por la administración repetida en el mismo lugar de la inyección.

Administración:

La somatropina está diseñada para su administración subcutánea o intramuscular. Un miligramo de somatropina equivale aproximadamente a 3 unidades internacionales (3 UI). Cuando se utiliza para tratar la deficiencia de la hormona del crecimiento en adultos, el medicamento se aplica comúnmente a una dosis de 0,005/mg/kg por día a 0,01mg/kg por día. Esto equivale a aproximadamente 1 UI a 3 UI por día para una persona de aproximadamente 180-220 lbs. Una dosis de mantenimiento a largo plazo se establece después de revisar los niveles de IGF-1 del paciente y la respuesta clínica en el tiempo.

Cuando se utiliza para mejorar el físico o el rendimiento, la somatropina suele administrarse a una dosis de entre 1 UI y 6 UI al día (2-4 UI son las más comunes). El fármaco suele administrarse en ciclos similares a los de los esteroides anabólicos/androgénicos, y la duración de la ingesta suele ser de entre 6 y 24 semanas. Los efectos anabólicos de este fármaco son menos evidentes que sus propiedades lipolíticas (pérdida de grasa) y, por lo general, requieren períodos de tiempo más largos y dosis más altas para manifestarse.

Es habitual que se utilicen otros fármacos junto con la somatropina para obtener una respuesta más potente. Los fármacos para la tiroides (normalmente T3) son particularmente comunes, dados los efectos conocidos de la somatropina en los niveles de la tiroides, y pueden aumentar significativamente la pérdida de grasa durante el tratamiento. La insulina también se utiliza habitualmente con la somatropina. Además de contrarrestar

Aparte de contrarrestar algunos de los efectos que la somatropina tiene sobre la tolerancia a la glucosa, la insulina puede aumentar la sensibilidad del receptor al IGF-1, y reducir los niveles de la proteína de unión al IGF-1, permitiendo la actividad del IGF-19307 (la propia hormona de crecimiento también reduce los niveles de la proteína de unión al IGF).9318 Los esteroides anabólicos/androgénicos también se toman comúnmente con la somatropina, en un esfuerzo por maximizar los efectos potenciales de construcción muscular. Hay que tener en cuenta que el apilamiento de somatropina con fármacos tiroideos y/o insulina suele abordarse con mucho cuidado y precaución, dado que se trata de medicamentos especialmente fuertes con efectos secundarios agudos potencialmente graves o potencialmente mortales.

Deja un comentario

Scroll to Top